La estimulación multisensorial es una forma de tratamiento, que se utiliza para mejorar las condiciones de vida de las personas con discapacidad. Por ello, se utilizan diferentes medios y estrategias para trabajar las capacidades básicas del ser humano como son las sensaciones, la percepción y la integración sensorial.

¿Qué niños precisan de la atención fisioterapéutica multisensorial?

Habitualmente los niños que son más beneficiarios de las sesiones de fisioterapia en la escuela son niños con déficit motor, entre los que destacamos:

  • Alteraciones neurológicas, tanto periféricas como centrales.
  • Alteraciones musculares, como las distrofias musculares o atrofias musculares.
  • Alteraciones psicomotrices
  • Alteraciones ortopédicas y traumatológicas, como las luxaciones articulares, deformidades óseas o desviaciones de columna, entre otras.
  • Alteraciones reumatológicas, como la artrogriposis o la artritis.
  • Alteraciones genéticas como síndrome de Down.
  • Alteraciones metabólicas
  • Alteraciones vasculares, como microinfartos cerebrales, entre otros.

Intervención del fisioterapeuta

Es de especial importancia empezar el tratamiento a edades tempranas debido a la plasticidad cerebral, que como sabemos, a edad más joven tenemos mayor plasticidad cerebral, lo que se traduce en mayor aprendizaje.

Una de las técnicas más útiles y empleadas en la fisioterapia infantil es la estimulación multisensorial.

La estimulación multisensorial, se basa en diferentes principios, los cuales fueron establecidos por Fröhlich:

  1. Principio de naturalización: se basa en aprovechar las condiciones espacio-temporales y personales que pueden existir para adaptarse a la estimulación basal de cada escuela.
  2. Principio de latencia: se basa en la espera de la respuesta del niño deficiente a la terapia.
  3. Principio de la interacción personal: se basa en la disponibilidad corporal, con el dialogo de acciones que establece el adulto para compartir el momento y establecer una intervención educativa.

Por lo tanto, se trabajan diferentes actuaciones dentro de la estimulación multisensorial como:

  • Percepción somática: mediante la utilización de diversas texturas, en diferentes partes del cuerpo y con la integración o anulación visual para trabajar la sensibilidad táctil del cuerpo.
  • Percepción vibratoria: se realiza una suave vibración y repetida, en la que cada estimulo durara 20 sg. Esto se utiliza para trabajar la percepción de las vibraciones en un estrecho espacio de nuestro cuerpo como por ejemplo la voz.
  • Percepción vestibular: es un trabajo especialmente útil, ya que es el encargado del equilibrio, por lo que se trabaja desde sentado hasta de pie en diferentes superficies para las reacciones del equilibrio.
  • Percepción olfatoria y gustativa: se utiliza para estimular el olfato y el gusto de formas lúdicas para que trabajemos la deglución y la musculatura masticatoria.
  • Percepción visual: para la coordinación visomanual, es muy importante que se trabajen actividades enfocadas a la fijación ocular mediante diferentes estímulos como luces, colores, entre otros.
  • Percepción auditiva: para ayudar a diferenciar los tonos y sonidos articulados, y además, captar el sonido y visualizar la fuente del mismo.
  • Propiocepción: es el conocimiento de nuestro propio cuerpo, mediante el equilibrio, por lo que es de vital importancia trabajarlo para conseguir las reacciones de enderezamiento.

¿Tiene su hijo retraso psicomotor y necesita ayuda profesional? Acude hasta nuestro centro donde te atenderán especialistas altamente cualificados en la materia para la estimulación sensorial en el correcto desarrollo motor. Puedes pedir cita en el número de teléfono 957086113 o realizar tu consulta a través de nuestra web. www.aprenderpensando.es.