Se entiende por tendinitis una ‘Inflamación de un tendón debida, generalmente, a un golpe o a un esfuerzo excesivo’. Nuestro cuerpo se compone de 650 músculos los cuales tienen, al menos, una estructura tendinosa que son las que unen esos músculos a los huesos. Existen tendones en las manos, en la rodilla, en los hombros, en los pies, en los codos, entre otros como el conocido Tendón de Aquiles.

 

¿Cuáles son los principales motivos que provocan la tendinitis?

La tendinitis es una patología muy frecuente dentro de la población, ya que con frecuencia suele producirse por una sobrecarga muscular o por una lesión producida por los propios músculos.

Sin embargo, hay factores como los microtraumatismos sobre el grupo muscular que se producen al realizar una actividad de forma prolongada en el tiempo que pueden agravar los síntomas y pueden provocar una inflamación del tejido.

Por otro lado, existen factores como la edad o el sexo, que pueden generar esta inflamación. Fundamentalmente la edad y la actividad laboral o física, ya que con el paso del tiempo la musculatura pierde elasticidad y el tendón se va degenerando a medida que el tendón va envejeciendo.

 

¿A quiénes afecta cada tipo de tendinitis?

En los últimos años, la aparición de este tipo de dolencias ha aumentado considerablemente dado que la práctica del deporte se ha instaurado de un modo más común en nuestras vidas, incluidos deportes de mayor esfuerzo.

También pueden sufrirla personas que desarrollen su actividad profesional en trabajos en los que se realcen movimientos repetitivos o a causa de pequeños traumatismos, como carniceros o limpiadoras.

Las personas que padecen artritis reumatoide o diabetes de los tipos 1 y 2 también son propensas a este tipo de patologías.

Entre otras, podemos citar:

  • Las tendinitis de hombro suelen afectar especialmente a las personas con edades superiores a los 40 años, debido a una debilitación de los tejidos. Igualmente, las personas que por causas laborales están obligadas a levantar el brazo de manera repetitiva.
  • Por su parte, la tendinitis en las manos y las muñecas se deben, especialmente, a una sobrecarga de las mismas como consecuencia de una postura forzada, provocando el bloqueo del movimiento de nuestras manos, ya que pueden afectar a la fuerza de agarre.
  • Las tendinitis en el codo se originan especialmente debido a un traumatismo local en la zona o una actividad elevada en esta articulación. Los tenistas, los golfistas o los escaladores pueden ser propensos a este tipo de dolencias.
  • Existe otro tipo de tendinitis que afecta a la rodilla y que la sufren especialmente las personas que implican un esfuerzo muscular en las piernas, como podría ser el caso de los futbolistas.
  • Por último, citamos entre otras las tendinitis del Tendón de Aquiles, que suele afectar a atletas, corredores o caminantes, en el caso de las personas jóvenes, o como una patología a causa de una artritis en personas de avanzada edad.

 

¿Cómo actuar ante un caso de tendinitis?

Los primeros en advertir esta patología seremos nosotros mismos al notar un dolor que puede pasar de leve a moderado o incluso punzante llegando a inmovilizar la zona en cuestión.

Otro de los síntomas que podemos notar es la falta de fuerza en las manos, sensación de que “se caen las cosas”, o incluso podemos tener sensación de acorchamiento o adormecimiento en las manos. Si nos encontramos ante esta situación, lo primordial es acudir a un especialista para que realice un diagnóstico certero y comenzar el tratamiento para remitir la inflamación.

Una vez diagnosticada, se recomienda reducir la actividad que genera la molestia, o en caso de no poder hacerlo, la utilización de órtesis puede colaborar en la disminución de los síntomas, además de recurrir a antiinflamatorios. Pero, al mismo tiempo, es fundamental comenzar un intensivo trabajo de fisioterapia.

 

¿Qué tratamientos son los más empleados en fisioterapia?

Dentro de la fisioterapia, existen diversas técnicas que pueden emplearse para lidiar con el dolor que presenta esta patología. Dentro de las técnicas más empleadas podemos destacar:

  • Terapia manual: son movilizaciones específicas de la propia articulación, que consigue efectos analgésicos y una mayor fuerza de agarre post tratamiento. Dentro de la terapia manual se puede recurrir a la movilización con movimiento entre otras.
  • Masoterapia: se recurre para la descarga muscular y conseguir efectos analgésicos.
  • Punción seca: en casos más rebeldes podemos recurrir a la punción seca, ya que se ha comprobado que obtiene mejoras tanto a nivel de dolor como a nivel funcional. Es una técnica segura y fiable que se centra en el punto doloroso.
  • Estiramientos: además de todo lo anterior, es fundamental estirar la musculatura, ya que con ello, se disminuye la rigidez articular e incluso podemos ganar rango de movimiento.
  • Ejercicios: una sesión de ejercicio específico centrado en el grupo muscular es lo más efectivo para la mejora del dolor, ya que conseguimos un fortalecimiento muscular adecuado para realizar las actividades diarias sin molestias y además previene las posibles recaídas que la actividad conlleva.

 

¿Sientes los primeros síntomas y quieres poner solución a tu tendinitis? Acude hasta nuestro centro donde te atenderán especialistas altamente cualificados en la materia para remitir el dolor y volver a iniciar tu actividad normal. Puedes pedir cita en el número de teléfono 957086113 o realizar tu consulta a través de nuestra web. www.aprenderpensando.es.