Según el Libro Banco de la Atención Temprana, se entiende por ésta “al conjunto de intervenciones diseñadas para la población de 0 a 6 años, a la familia y al entorno, que tieien por objetivo dar respuesta lo más pronto posible a las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños que tienen trastorno en su desarrollo o riesgo de padecerlos. Estas intervenciones que tiene por objetivo atender a la globalidad del niño, han de ser diseñadas por un equipo transdisciplinar de profesionales”.

Aprender Pensando se organiza en las áreas de Educación, Psicología, Logopedia, Fisioterapia y Estimulación Multisensorial mediante unametodología de trabajo Cognitivo Conductual Integrada implementada por un Equipo Transdisciplinar y altamente cualificado donde las familias siempre podrán contar con su profesional de referencia.

Nuestro objetivo es asistir a las necesidades de la población de 0 a 6 años, asesorar y apoyar a la familia y al entorno, cuando aparecen desviaciones en el desarrollo o tienen riesgo de padecerlas. Entre las dificultades más comunes encontramos los Trastornos del desarrollo cognitivo, del lenguaje, emocionales, del comportamiento, del desarrollo motor y sensoriomotrices, además de aquellas dificultades funcionales sin trastorno orgánico aparente o baja estimulación por condiciones adversas del medio.

Tras la primera infancia, seguimos acompañando a nuestros pacientes durante la adolescencia, la inserción en la vida adulta y la vejez para desarrollar el potencial de la persona a lo largo del ciclo de la vida.

Cuando un niño ingresa en el CAIT, se realiza una Evaluación en la que se lleva a cabo un trabajo de conocimiento del niño y sus circunstancias personales, familiares y sociales para diseñar un programa de intervención individualizada destinado a dar respuesta con la máxima premura y eficacia, a las necesidades transitorias o permanentes que pueda presentar.

  • Trastornos del desarrollo cognitivo.
  • Trastornos del desarrollo del lenguaje.
  • Trastornos de la expresión somática
  • Trastornos emocionales.
  • Trastornos de la regulación y el comportamiento.
  • Trastornos de la relación y la comunicación.
  • Trastornos del desarrollo motor.
  • Trastornos sensoriomotrices.

Así mismo, se prestará continuo asesoramiento y apoyo a las familias en aspectos tales como: conocer las necesidades y posibilidades de sus hijos para ajustar a ellas expectativas y exigencias, regular el comportamiento de sus hijos e hijas, enseñar estrategias y técnicas de estimulación y aprendizaje de habilidades, tomar decisiones en relación a su itinerario escolar y social, programas de entrenamiento para padres, entre otros.